sábado, 22 de diciembre de 2012

La gula del desempleo

La gula del desempleo ( El Periódico de Aragón - 22/12/2012 )


El día comienza sin la prisa por tener que llegar a alguna parte. Te pones ritos de paso aunque sean artificiales, por separar unas cosas de otras y tener transiciones que compartimenten los momentos. Dejaste de comprar las cápsulas que se empeñó George Clooney que eran mejores y también mucho más caras. Ahora no las podrías pagar ni aunque fuera el propio George el que te las trajera cada día. Te sientas frente al ordenador y comienzas a buscar algo. Eso si todavía tienes ordenador y puedes pagar el ADSL. Si no, sales de tu casa para ir a una oficina de empleo a ver ofertas de trabajo, o a una biblioteca pública si todavía no las han cerrado.
La desposesión a la que nos somete el capitalismo también está ahí, en cerrarnos los lugares que nos pertenecen, en dejarnos sin espacios ciudadanos. En uno y otro lado, buscas ofertas, cumplimentas solicitudes, amoldas tu currículo. Si no tienes formación, te resulta difícil acceder a muchos empleos. Si tienes formación, puede ser demasiada. Con cinco millones de personas desempleadas, jugar a la oferta y demanda de empleo se convierte en un buscaminas con bombas debajo de tus pasos. Para intentar acabar con este problema social, el Gobierno reduce los presupuestos de las políticas activas de empleo, será que la solución pasa por inmolarnos. El Gobierno de Aragón, sensible a las circunstancias, hace un poder y en lugar de compensar este despropósito, aún lo hace más grave y reduce también sus presupuestos en este área. La forma de acabar con la pobreza es que los pobres muramos.
En el currículo no caben todas tus angustias. No caben todas las facturas por pagar, no cabe el sentimiento de culpa por haber sido despedida, no caben los llantos porque te echen de casa o por haber sido echada, no cabe la vergüenza en distintos grados, el pedir dinero, el estar en la fila de un comedor social, la mentira tranquilizadora a unos hijos sin material escolar.
No se puede expresar todo lo que escuece la vida con heridas. El no querer hacer el amor porque se te han ido hasta las ganas. El miedo a un futuro que se escribe siendo tú los huecos en blanco. El desasosiego de querer hacer sin fuerzas. El frío de una calefacción que no se usa. El temor de que el amor acabe huyendo de una casa en la que el vivir se esfuma.
Una de cada cuatro personas activas está en paro en España. La Ministra de Trabajo, Fátima Bañez, en lugar de acudir a cumbres de empleo en Europa, se queda en casa para asistir a un cóctel celebrando el día de la Constitución. Para qué pedir ayudas a la creación de empleo si lo que queremos es acabar con él, con el empleo, y que la gente se muera de inanición mientras nos engullen como ese canapé que saboreó la ministra. No se puede empatizar con lo que se desconoce, y la ministra jamás ha probado la angustia de estar en el lado donde la vida te pierde. Ella no es de ponerse en filas a no ser que sean romerías. La gula es un pecado capital, ministra, usted que es tanto de rezar, cuidado con lo de acumular desempleo, no sea que se atragante.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Quemaremos la tierra y nos haremos peces


El despertarse es el mismo, pero el mundo en el que te despiertas no es igual. Aquí la sanidad es universal, para todas las personas que están aquí. La democracia es participativa, la ciudadanía puede implicarse en los asuntos del Estado, porque el Estado es de toda la ciudadanía. La transparencia es un mecanismo para auditar las decisiones del gobierno. El gobierno de aquí trabaja para mejorar la situación de las personas de aquí. Esa es su misión. Y el aquí es flexible porque no están antes las fronteras que las personas. La justicia es gratuita. La banca está dirigida por la política, no la política por la banca. Y la política somos la ciudadanía. Por eso los bancos funcionan como cooperativas con vocación de servicio público. La usura está penalizada por ley. Tenemos un sistema de protección social que garantiza que nadie se quede fuera del sistema. Los niños pequeños tienen guarderías públicas, las personas mayores plazas de residencia y todos los que lo necesitan tienen ayudas a la dependencia. No existe el IVA que es un impuesto injusto que grava por igual a quien tiene poco y a quien tiene mucho. La justicia social, la solidaridad y la redistribución equitativa de la riqueza son pilares del Estado. Por eso se limitan los beneficios de las grandes empresas. Los impuestos son proporcionales al nivel de rentas. Las personas que trabajan como autónomos no pagan al Estado una cuantía fija sino que va en función de su volumen de ingresos. Tenemos una renta básica para la ciudadanía. Estos ingresos permiten vivir en condiciones de dignidad a aquellas personas que quieran cambiar la productividad laboral por la productividad social. Así hay personas que se dedican al cuidado de sus familias, a la creación artística o al activismo. No se permite la especulación con la vivienda porque es un bien de primera necesidad. La educación es pública, de todas las personas. La financiación solidaria permite que los ingresos del Estado reviertan en el sistema educativo del que no se espera sacar beneficios económicos sino sociales.
ESTE aquí es ficticio, lo sabemos. Pero en la medida que no imaginemos un hacer distinto, nos convenceremos que el sistema que tenemos es el único posible.
Mi hermana, Ziara Elhombre, es profesora interina de la enseñanza pública. El otro día trabajaba con sus alumnos los artículos de opinión. Este es el texto que escribió una de sus alumnas de 11 años: "La educación está por los suelos, porque Rajoy no nos deja estudiar tranquilos porque entre que va a recortar y que tenemos que ir a las manifestaciones no tenemos tiempo para estudiar. Nadie sabemos por qué Rajoy nos quiere fastidiar a todos con tanto recorte, al final todos nos iremos a otro país, lo malo esque esta crisis ya ha llegado hasta los rincones mas inesperados. Al final quemaremos la tierra y nos haremos peces, porque tendremos que vivir en el fondo del océano, el único sitio que no tiene presidentes ni reyes que matan elefantes."
O inventamos el mundo que queremos que sea y tejemos un aquí que nos cobije o tendremos que quemar la tierra y convertirnos en peces.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Podcast de las últimas tertulias de Aragón Radio

Por almacenar las últimas tertulias en las que participé y no había acumulado aquí. Tenía a Diógenes que trinaba...

27/11/2012. Con Victoria Martinez y Adolfo Burriel. Hablamos de la violencia de género, de los resultados de las elecciones en Cataluña y de Grecia.
http://www.aragonradio2.com/podcast/emision/la-tertulia-analiza-la-lucha-contra-la-violencia-de-genero/

15/11/2012. Con Juan Luis Saldaña y Marian Rebolledo. Hablamos de la Huelga General entre otros temas.
http://www.aragonradio2.com/podcast/emision/la-tertulia-de-aragon-radio-y-el-seguimiento-de-la-huelga-general-del-14-n/

18/10/2012. Con Juan Luis Saldaña y Marian Rebolledo. Hablamos de la actualidad económica y el Consejo de Europa.
http://www.aragonradio2.com/podcast/emision/la-tertulia-de-aragon-radio-actualidad-economica-y-el-consejo-de-europa/

24/09/2012. Con Juan García Blasco y Carlos Sauras. Hablamos de la situación económica y de Cataluña.
http://www.aragonradio2.com/podcast/emision/la-economia-y-la-situacion-de-cataluna-centran-la-tertulia/

Intervención en el II Encuentro Mujeres en Cultura.




(En la Imagen, Pilar Pastor, Observatorio de la cultura del Ayuntamiento de Zaragoza; Carmen Peña, Directora del encuentro; Laura Freixas, de la Asociación Clásicas y Modernas; y servidora. Foto de mi compañera de PROCURA, Cristina Martínez)


Texto que preparé para mi intervención en el II Encuentro Mujeres en cultura, realizado por la Institución Fernando el Católico y la Cátedra de Género de la Universidad de Zaragoza y dirigido por Carmen Peña Ardid. Información del encuentro: http://procura.org/web/?p=7722 

NOTA: Lo que finalmente conté viene de aquí aunque no se ajustara del todo a lo escrito. Fue un texto para ser contado así que ruego se me disculpe los errores de redacción...

Mi intervención...

PROCURA es una asociación que aglutina a los y las profesionales de la cultura en Aragón. No es una asociación que como Clásicas y Modernas se centre específicamente en luchar contra la discriminación de las mujeres en cultura, sus objetivos se enfocan hacia la defensa y promoción de la cultura, la articulación de medidas que mejoren la práctica cultural, el respaldo a la labor que realizan las profesionales de la cultura y el poder instar a la administración a que desarrolle mecanismos de buenas prácticas. Es decir, son objetivos generalistas en el ámbito de la cultura. Pero, esto no quiere decir que nos desentendamos de trabajar en términos de igualdad puesto que, si queremos articular medidas que mejoren la acción cultural y favorecer las buenas prácticas en cultura, esto no se puede hacer obviando la discriminación de las mujeres en este campo. Y porque además, tenemos la responsabilidad, como se desglosa de los objetivos de la asociación, de fomentar la implicación de nuestras asociadas en las problemáticas sociales de nuestra época, y la falta de igualdad efectiva entre hombres y mujeres es una de estas problemáticas a las que nos enfrentamos como sociedad.

La asociación está compuesta por mujeres y hombres, más mujeres que hombres, 59 socias frente a 43 socios, que somos profesionales de la cultura en diversos ámbitos, gestión cultural, artes visuales, artes escénicas y musicales, literatura, patrimonio, socio cultura, comunicación cultural, etc. No voy a detenerme en lo que hacemos porque entiendo que no es este el foro para hacerlo sino que voy a hablar de nuestro análisis como profesionales de la cultura, en lo que tiene que ver con la desigualdad de género en la acción cultural.

Actualmente la junta directiva de la asociación, está compuesta por 9 mujeres y 4 hombres.

¿qué detectamos?

Yo fui alumna de la primera edición de un máster de gestión cultural realizado aquí, la mayor parte éramos alumnas, mujeres. En las siguientes ediciones esta proporción ha seguido así. Siempre ha habido más alumnas que alumnos. Tenía sentido porque según los datos, la gestión cultural es un área mayoritariamente de empleo femenino. Yo llevo 9 años dedicada a la gestión cultural, aunque casi más bien se trata de un activismo o resistencia cultural, en los que he ido a multitud de foros, ferias, encuentros, seminarios sobre cultura e industrias culturales, he escuchado varias veces este análisis, que el empleo cultural es mayoritariamente femenino. Curiosamente quien decía esto eran hombres ¿por qué? Porque la referencia de autoridad sigue siendo masculina.

Me vais a permitir que haga un poco de historia de la política cultural porque quiero hablar del desengaño de la democracia cultural. En un mundo en el que no había nada, todo estaba por hacer y cualquier cosa que se hiciera era mejor de lo que había porque no había nada. Con la llegada de la democracia en España se empiezan a desarrollar las políticas culturales. Yo siempre hablo de este momento como el de la generación bloqueo, porque es cuando se creó estructura cultural, no había nada y todo se tuvo que generar desde cero. Entonces mucha gente en ese momento accedió a los puestos de trabajo en cultura. Muchas veces estas personas eran gente que provenía de los movimientos sociales, que fue una maniobra muy hábil por parte del poder para descabezar estos movimientos, dejarlos sin liderazgo fuerte y neutralizarlos. Esto explica el porqué durante estos años no se ha tenido una sociedad civil fuerte, muchas de las personas que formaban parte de los movimientos sociales fueron absorbidos por las estructuras de partido y por la administración. Esas personas que entraron de golpe y de forma masiva tenían que empezar a construir la política cultural. Y generaron una cultura masculinizada, porque en su mayoría eran hombres pero también generaron una cultura paternalista en otro juego perverso para desactivar la cultura crítica con el poder. No se iba a morder la mano de quien te da de comer... Hablo de generación bloqueo porque esas personas que entraron entonces, se mantienen todavía hoy aunque hayan cambiado de asiento (de un teatro iban a dirigir un museo) impidiendo el acceso a los puestos de dirección de las políticas culturales de nuevas personas que pudieran regenerar la práctica de la cultura. Y no estoy hablando de un enfrentamiento entre experiencia versus juventud ni de un quítate tú para ponerme yo. Estoy hablando de que se ha generado un sistema muy poco permeable a renovar la práctica cultural. Y aunque hayan accedido mujeres a lo largo de estos años, los puestos de mayor capacidad de incidir en la dirección de la política cultural estaban bloqueados, porque ya tenían un culo en los asientos y porque las inercias machistas no facilitan el paso a que se sienten las mujeres en los puestos de mayor responsabilidad técnica o política. Y porque aunque lograran acceder, el prisma de acción, los marcos del sistema, seguían teniendo un enfoque patriarcal. Claro que generaciones posteriores han ido asumiendo puestos en cultura, pero tenían que hacerlo en los marcos del sistema y si no, estaban fuera de él. El sistema no ha facilitado la incorporación de voces críticas que pudieran trabajar en la regeneración. Es más fácil apartar lo distinto que integrar lo discordante como necesarios matices de los discursos en cultura. Y se puede trabajar desde los márgenes, abrir grietas que nos permitan seguir imaginando lo que queremos que cambie, pero teniendo presente que el objetivo no es orillarse sino transformar el sistema y tejer micro revoluciones que lleguen a mancharlo.

Este monopolio de los hombres y esta visión paternalista de la acción en cultura hace que la fuerte presencia femenina en la actividad cultural no se traslade en que las referencias de autoridad sean femeninas ni se visibilice en los puestos de representatividad. Nos dejan ser musas, que servimos de inspiración para ellos, los artistas, podemos ser consumidoras de cultura (consumimos más cultura), incluso podemos trabajar en cultura. Pero nos neutralizan a la hora de ser creadoras y de dirigir la política cultural. Autoría y autoridad. Laura Freixas lo explica muy bien cuando habla del techo de cristal, en el libro Mujeres y cultura, editado por el ministerio de cultura antes de la llegada de la Wertgüenza.

Respecto a la autoría y las dificultades de creación. Marta Tikkanen en uno de los poemas de su libro “La historia de amor del siglo” decía: “Mi madre tenía siempre su máquina de escribir en el regazo cuando escribía”, que recuerda a la reivindicación que ya hacía Virginia Woolf en “Una habitación propia” aludiendo a que lo que necesita una mujer creadora es un espacio para crear. Debido a las inercias de una sociedad machista, hombres y mujeres no llegamos a la creación desde una posición de igualdad de oportunidades. En el caso de las mujeres, nuestro potencial creador está sometido a nuestro papel de cuidadoras principales.

Y sobre autoridad, y aun venciendo todos los escollos, no se visibiliza la creación cuando creamos. Sólo uno de cada diez premios nacionales recaen en una mujer. ¿pero quien compone los jurados? Hombres. Y lo mismo pasa con el resto de organismos que toman algún tipo de decisión en materia cultural. Directores de museos, teatros, editoriales, o directores generales de administraciones públicas.


¿qué creemos que se puede hacer?

Romper un sistema desigual, injusto y perverso. Y esto queda muy bien como eslogan de guerra pero que luego hay que llevarlo a la práctica de nuestras barricadas cotidianas. Ahora iré a la concreción de como ir poniendo detonadores que activen el cambio pero permitirme antes que ponga una imagen de este objetivo que creo que tenemos que tener siempre presente.

En cooperación cultural muchas veces se ha trabajado desde una perspectiva de superioridad colonialista, (yo, país rico, sé lo que necesitas tú país subdesarrollado y por eso no es necesario preguntarte) y también desde una actitud patriarcal, (de hombre, desarrollador de los planes de cooperación al desarrollo, a hombre, dueño del territorio donde se realizaba la intervención). Por eso han fracasado muchas de las acciones desarrolladas en cooperación, porque no se tenían en cuenta las demandas y necesidades de toda la población de un determinado territorio. Os cuento uno de estos fracasos. Una acción desarrollada desde los planes de cooperación al desarrollo hace unos años, trataba de realizar unas canalizaciones de la red de abastecimiento, para que un poblado africano pudiera tener agua. Después de realizar toda la infraestructura que permitiera canalizar el agua, apareció rota. Y no se rompió, la rompieron. Alguien la destrozó de forma deliberada. Las mujeres eran las que se encargaban tradicionalmente de recorrer kilómetros para ir a recoger el agua y lo hacían en grupo. Habían sido ellas las que lo habían roto, porque el ir a buscar agua era el único momento en que las mujeres podían juntarse sin la mirada inquisidora de los hombres. No se había tenido en cuenta las necesidades de las mujeres y ellas se habían rebelado contra un proyecto hecho a sus espaldas.

Sirva esto como metáfora de lo que creo que tenemos que hacer, romper las canalizaciones de agua impuestas y que no hemos decidido construir nosotras para apropiarnos de nuestro protagonismo en la vida social y cultural. Y sin perder de vista este objetivo general, este eslogan de guerra de romper un sistema desigual, injusto y perverso, podemos ir realizando esfuerzos concretos:

1. Tomar conciencia del problema de desigualdad. Ni debemos conformarnos con que seamos iguales porque lo diga la Constitución ni dar por sentado que ya existe conciencia social sobre la desigualdad que sufrimos las mujeres. La igualdad tiene que ser real y efectiva y si no, no es. Y todavía no lo es. Y el que lo llegue a ser depende de que consigamos que se transformen muchas cosas pero primero y antes que eso, de que las mujeres asumamos la responsabilidad de protagonizar nuestra historia. Porque no se trata de que nos den algo sino de conquistarlo. Y la conquista de derechos siempre se ha hecho a través de la lucha social y no de romerías a la virgen ni esperando sentadas.


2. Favorecer la realización de análisis, estudios, artículos, etc. que visibilicen la labor de las mujeres en cultura. Tenemos que ocupar el espacio para convertirnos en referencias de autoridad y tenemos que ser nosotras las que nos escribamos porque sino los que sigan escribiendo la historia serán exclusivamente los hombres y por tanto la visión será masculina y no en términos de igualdad. María Moliner, referente de las letras españolas, académica sin sillón porque nunca llegó a entrar en la Academia decía que quizá no tenía méritos suficientes para entrar en la Academia pero que si su diccionario hubiera sido escrito por un hombre, a ella misma le extrañaría que ese hombre no fuera académico. La vida de María Moliner que es una de las referencias de autoridad en nuestras letras que tenemos que reivindicar, es objeto de una obra de teatro que se estrena pasado mañana el Teatro de la Abadía. Pues bien, la obra está escrita por Manuel Calzada y dirigida por José Carlos Plaza. Dos hombres. Que por supuesto que pueden escribir sobre mujeres, faltaría más, pero es que aun cuando las protagonistas son mujeres, las historias sigue siendo escritas por hombres y por lo tanto, las referencias de nuestra historia como sociedad, seguirán siendo masculinas.


3. Potenciar la creación de imaginarios femeninos. Desde la cultura no debemos perpetuar y legitimar sólo el protagonismo masculino en nuestra creación. Si queremos llegar a alcanzar la igualdad entre géneros, tendremos que generar igualdad en autoridad y autoría. Fomentemos el protagonismo de la mujer en nuestras ficciones.

4. Exigir buenas prácticas para evitar prácticas sexistas en los órganos de decisión sobre política y práctica cultural.

5.Reivindicar el derecho a la cultura y a poder ser hacedoras de cultura. Han salido publicados ahora unos datos del ministerio que señalan que en Aragón, en el último año se han perdido 7.500 puestos de trabajo en cultura. Y no sé la proporción de esos puestos que eran ocupados por mujeres pero siendo que somos nosotras quien, generalmente, cubrimos los puestos de menor protección, es fácil hacerse una idea de que la mayor parte de esos puestos perdidos habrán sido de mujeres. Yo soy una de esas mujeres que ha perdido su empleo en estos últimos meses y en esta sala hay muchas más compañeras en mi misma situación. Hay que cambiar cosas para que las hacedoras de cultura puedan vivir de la creación y mediación cultural. En demasiadas ocasiones estamos derrochando nuestro talento y activismo en trabajos que nos procuren el sustento económico pero que no coadyuven a la transformación cultural simplemente porque desde la creación no sacamos rendimiento económico que cubra nuestras necesidades básicas. (No sé si conocéis el caso de Cristina Fallarás, periodista y escritora, subdirectora del periódico ADN y despedida en 2008 cuando estaba embarazada de 8 meses. Cristina ha hecho público hace unos días que tiene una orden de desahucio, ella contaba que en estos cuatro años desde que la despidieron, ha escrito dos novelas, ambas han sido premiadas y una de ellas, Las niñas perdidas, le ha hecho ser la primera mujer en ganar el Premio Hammett de novela negra. Ha seguido escribiendo artículos y tiene una editorial. Pues todo eso no le ha servido para asegurar su sustento económico y el de sus hijos porque la actividad cultural hoy en día, no se remunera o se remunera mal). Y aquí tenemos un gran reto.


6. No resignarse, si sabemos que uno de los problemas es la visibilización de la práctica cultural femenina, no sucumbamos a lo fácil de llamar como referencias de autoridad a hombres sólo por no haber hecho un rastreo más exhaustivo para encontrar a esas mujeres que sean referencias de autoridad en un determinado tema para no seguir manteniendo la presencia exclusivamente o mayoritariamente masculina. Ahora mismo hay una charla de industrias culturales y empleo en el Teatro Principal, organizadas por la Fundación María Dominguez que fue la primera mujer alcaldesa de la Segunda República elegida para tal cargo en Gallur en 1932 y fusilada por las tropas franquistas al inicio de la Guerra Civil. Pues todos los ponentes son hombres, en una fundación que lleva el nombre de una mujer y se supone difunde valores asociados a la igualdad.

7. Denunciar. Hacer militancia feminista a diario. Denunciar a la práctica cultural que insista en generar imaginarios colectivos basados en el sexismo. Denunciar cuando nos encontremos en actos que no tienen representación femenina. Denunciar las declaraciones de representantes políticos y medidas llevadas a cabo que supongan un atentado contra la igualdad. Denunciar a los medios de comunicación que no tengan a firmas femeninas entre sus colaboradores. Denunciar, denunciar y denunciar. Nos jugamos el conseguir la igualdad.


8. Generar inercias de solidaridad y cooperación entre mujeres que sean transformadoras. Y pongo el énfasis en la voluntad de transformación para que las guerrilla girls no se acaben convirtiendo en una sección femenina cultural, y perdón por esta provocación tan bruta. Quiero decir, el otro día en una charla, Silvia Federici, que es una activista y escritora feminista, comentaba que los micro créditos que se habían dado en países no desarrollados a mujeres, aparte de ser un invento del capitalismo para propagar sus dogmas, eran una estratagema del sistema patriarcal para desactivar las redes de colaboración entre mujeres, sus comunidades de ayuda solidaria porque eran las propias mujeres las que denunciaban a las que no pagaban sus deudas y se presionaban entre ellas. Generaban un sistema policial entre ellas. Tenemos que fomentar la creación de redes de colaboración entre las mujeres y generar comunidad pero teniendo la voluntad de transformar, no de escorarnos a un lado y prestarnos auxilio social, sino generando dinámicas compartidas que ayuden a la transformación efectiva de un sistema machista.


Y esto es lo que quería decir, que dejemos ya de pronunciarnos en voz baja.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Desahucios y regalos


De pequeña quise cambiar los Reyes Magos por Papa Noel, que venía antes y así disponía de más días para disfrutar de los juguetes antes de volver al cole. No entendía como no había un gran pacto Reyes-Padres para adelantar la entrega y que los niños no estuviéramos tan pesados todas las fiestas. Ya podía el catolicismo, tan acostumbrado al artificio, cambiar la fecha. Mi madre me decía que lo de que tengas a Papa Noel o a los Reyes Magos no se elige, te toca. Y a nuestro barrio, Torrero, le tocaba que viniera el Rey Baltasar. Por eso me debí hacer republicana, porque no aceptaba otro rey que no fuera ese. Yo creo que fue una estrategia de mi madre para que yo no le saliera racista, siempre miré con devoción absoluta a las personas que compartían color de piel con mi rey, por si acaso eran familia y luego me venían con represalias. El caso es que mi madre sólo me dejaba pedirle tres cosas al Rey Baltasar. Yo insistía en que la magia no entiende de dineros pero mi madre no reblaba. Me decía que ya había muchos niños en el mundo a los que los Reyes no les traían juguetes y que si yo pedía más regalos, otros niños se quedarían sin ninguno. Yo lo entendía, aunque siguiera intentando encontrar a un niño con el que realizar trapicheos, hoy por ti mañana por mi, y me cediera uno de sus regalos. Lo entendía, y siempre eran tres regalos los que les pedía a los reyes. Lo entendía aunque ni por asomo supiera que lo que en realidad hacían mis padres era regalarme un poco de ética, de solidaridad y de justicia social.
PARA QUE unos tengan, otros nos tenemos que quedar sin nada. Esa es la lógica capitalista que está provocando un genocidio de la clase trabajadora. Muchos de los que todavía tienen trabajo lo perderán. Los que no lo tenemos pero cobramos prestación, se nos agotará. Se morirán los abuelos que mantienen con su pensión a toda su familia. Y se quedará sin casa mucha de la gente que no tiene cómo pagarla. Al PSOE sólo le toca lo que pasa en la calle cuando no gobierna y al gobierno sólo se le ocurre sucumbir al brazo armado de la banca y lanzar un decreto que deja fuera a la mayoría de familias afectadas. ¡Que se maten entre ellos! Parece que exclaman los representantes políticos con unas medidas que nos hacen competir entre pobres para ver quien es más desgraciado. En la Constitución se sigue leyendo lo del derecho al trabajo, a una vivienda o a una vida digna. Pero lo que recoge la carta magna sólo interesa cuando es para hablar de la unidad nacional. Como si pudiéramos tener patria sin derechos humanos. Los desahucios nos convierten en apátridas de un estado que nos expulsa.
Quizás uno no elige en qué lado del mundo le toca estar en la partida aunque sí puede decidir cómo ponerse. Mi vergüenza no será llegar a ser desahuciada sino aceptar los dados trucados y jugar con el drama social como lo hacen gobierno, autoridades, bancos y las personas que cambien la solidaridad por comprarse una casa embargada. Ellos tendrán las manos manchadas de sangre. Seguramente no son de Torrero ni tienen a unos padres a los que agradecer no haber tenido más de tres regalos.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Presentando de nuevo a Santiago Auserón


Ayer tuve otro de esos ratos para colocar en la estantería de mi colección de momentos. La librería Cálamo volvió a confiar en mi para presentar el libro de Santiago Auserón "El ritmo perdido". Hace unos meses presenté también allí otro libro de Santiago "Canciones de Juan Perro". Ayer estuve acompañada aparte de por Santiago, por Manuel Fernández-Cuesta, editor de Península y de Manolo Vilas, el Gran Vilas. Hablamos de muchas cosas, de música, de lenguaje, de historia, de estudios e investigación cultural, de ritmos, del capitalismo y de buscar esos espacios de libertad en los márgenes. Siempre es un placer escuchar a Santiago. Gracias a él por dejarme de nuevo compartir un momento de esos que te tocan, aunque no se oyera música. Y gracias también a Manolo Vilas, a Península y a la Librería Cálamo. 
De la presentación, Josián Pastor hizo estas bonitas fotos. Gracias. 






domingo, 11 de noviembre de 2012

Necesidad de lo cursi sensible

Necesidad de lo cursi sensible ( El Periódico de Aragón - 10/11/2012 )


Nos falta una política sensible a las circunstancias de la ciudadanía. El poder ha generado una brecha enorme entre el ellos y el nosotros y pese a eso, creo que la solución pasa por la construcción política sin que su ejercicio sea desde la asepsia de los púlpitos. Me pregunto si no estaré cayendo en un profundo sentimentalismo ñoño y me acerco al diccionario de la RAE para comprobar la definición de sensible. 1) Que siente, física y moralmente. 2) Que puede ser conocido por medio de los sentidos. 3) Perceptible, manifiesto, patente al entendimiento. 4) Que causa o mueve sentimientos de pena o de dolor. 5) Dicho de una persona: Que se deja llevar fácilmente del sentimiento. 6) Que cede o responde fácilmente a la acción de ciertos agentes. 7) Se dice de la séptima nota de la escala diatónica. No sólo sé que lo que pensaba de sensible se acerca a lo fijado, limpio y esplendoroso de la Academia, sino que aprendo que también es una nota musical. Vuelvo a la idea, un representante político ha de ser sensible a los problemas de la ciudadanía. De lo contrario, no hace política sino negocio y desarrollo de su marca personal. Y al nombrar lo sensible me acuerdo de Ramón Gómez de la Serna y de su estupendo "Ensayo sobre lo cursi" y me visto de exploradora coleccionando algunas de sus perlas "hay dos clases de cursi: lo cursi deleznable y sensiblero y lo cursi perpetuizable y sensible o sensitivo.( ) En los momentos de gran preocupación social, de fuerte involucro de los valores y los sentimientos, aprovechando que las gentes no están para nada, tiende a prevalecer lo cursi malo. Lo sensiblero coacciona, adormece, inmoviliza, recarga, suprime vuelo al espíritu, se aprovecha de la gangosidad de la ternura y de la debilitación de lo blandengue. ( ) Lo cursi bueno es, frente a lo cursi malo, lo que lo sensitivo es a lo sensiblero. Lo sensitivo no se aprovecha de la ternura, no abusa de ella, sino que la hace funcionar en ondas puras, sin dejar que caiga el alma en perezas deleznables. Lo cursi malo esteriliza la vida y evita la comprensión". Me viene la imagen de Raúl de la Hoz, diputado en las Cortes de Castilla y León y abogado en ejercicio que en su asistencia letrada a Bankia, pidió que un juez embargase la prestación por desempleo a una mujer a la que la entidad reclababa dinero tras la ejecución de su hipoteca. La incomprensión propia de lo cursi malo a la que se refiere Ramón.
Se producen más de 500 desahucios al día, la tasa de desempleo se sitúa en el 25% y uno de cada cinco españoles está bajo el umbral de riesgo de pobreza. Esta realidad tendría que servir de bozal a la halitosis de la oratoria dolorosamente cursi y vacía que desprenden los gobernantes. Frente a eso, la necesaria comprensión y sensibilidad de lo cursi bueno de Ramón hacia los problemas ciudadanos, "no hay otra salvación en los tiempos que por raquíticos se vuelven verdaderos y en los que vivimos en el fondo seco de la taza de la vida, en el azucarero vacío, en la cuartilla sin proyecto".

Reseña del libro "Un estado del Malestar"

Reseña del libro "Un estado del malestar" de Joaquín Berges, aparecida en el suplemento "Artes y Letras" del Heraldo de Aragón el 8 de noviembre de 2012.


sábado, 27 de octubre de 2012

Tres mil caracteres

Tres mil caracteres. Esa es la dimensión habitual de este hueco que les escribo. Que tenga más o menos carácter ya no depende del espacio sino de la rasmia con la que teclee las letras que escojo. Elijo temas en función de lo que veo que pasa, de lo que creo que no pasa y de cómo se me clava dentro lo que se enseña u oculta de lo que está pasando. Nunca tengo palabras que puedan ganar un concurso de belleza. Ni siquiera creo tener opciones en contar con artículos candidatos a miss simpatía. Por falta de talento o por enseñarme áspera.
Tres mil caracteres. La realidad no me cabe aunque sólo meta mi mirada en un espacio que quizás me queda grande. Una de cada cinco personas en España está en situación de pobreza. Nos lo dice el Instituto Nacional de Estadística. Los dueños de las cifras nos dan palabras que duelen. La situación de las personas de más de 65 años es estable, la del resto empeora.
Y yo pienso en lo que pasará cuando se nos mueran los abuelos, aparte de perder su soporte emocional nos quedaremos sin su apoyo económico, ese que garantiza la supervivencia a hijos y nietos.
Tres mil caracteres. Elecciones en País Vasco y Galicia. Ya se han hecho todos los análisis excepto el de sangre. Me ahorro muchas palabras. Los resultados dejan al PSOE en peligro de extinción. Crecen las voces que hablan de renovación. Imagino que cambiarán la tipografía del logo por otra más moderna. Pasada esta cita electoral, esperemos los nuevos hachazos con los que el Gobierno de Rajoy celebra la democracia. La vedette Wert montará otro de sus shows para que miremos allí donde se escucha el ruido mientras en otro lado, algo más se desmantela.
Tres mil caracteres. Después del "modular" el derecho a manifestarse, el gobierno pretende eliminar el problema de los porrazos en las calles. ¿Cómo? pues reformando la ley para que se convierta en delito grabar imágenes de los policías. Si algo no se menciona, no existe.
Tres mil caracteres. Montoro presenta los presupuestos del 2013 como aquellos que anuncian el final de la recesión. El Banco de España alerta que todavía caerá más la economía. Es lo que tiene el capitalismo, que genera subsuelos en los que caerse aunque ya estés abajo.
Tres mil caracteres. Entre tantas palabras una imagen, la del vecino de Castiello de Jaca que observa como el río Aragón se lleva su casa en el temporal del pasado fin de semana. A ese hombre le sobran todas las palabras. Ya puedes hablarle de transformar el mundo que seguramente su tragedia personal se antepone a cualquier aspiración colectiva. Es difícil curarnos heridas con unas manos llenas de llagas. Tengo esa sensación, la de que nuestras luchas cotidianas nos están agotando las energías. Nos falta aliento, nos sobran suspiros. El desasosiego se te cuela por los huecos en blanco aunque no lo escribas.
Tres mil caracteres. Creo que es momento de una resistencia cuidadora. Mirar lejos con mirada de cerca. Construir lo que queremos tocar mientras atendemos lo que hoy nos roza. A mi, a ti, y a todos. Todos necesitamos que nos dediquen palabras.

jueves, 18 de octubre de 2012

Presentando "Un estado del malestar"

El próximo jueves 25 de octubre, a las 20 horas, en la Librería Cálamo, estaré acompañando a Joaquín Berges en la presentación de su libro "Un estado del malestar" editado por Tusquets.

Os espero.


sábado, 13 de octubre de 2012

La muda de la piel y sus escombros

La muda de la piel y sus escombros ( El Periódico de Aragón - 13/10/2012 )


Tenemos tanta mierda dentro de los pliegues de este mundo, que siempre hay huecos por los que se escapan los escombros. Vamos como exploradores del minuto siguiente, sin saber donde encontraremos el quejido del momento en que la vida se dobla. Pero es fácil encontrarnos con diques de contención incontinentes en esta realidad en la que lo que mejor fluye es el chirrido.
El juez de la Audiencia Nacional,Santiago Pedraz archiva el procedimiento contra los organizadores de la manifestación del 25-S. En su auto habla de la decadencia de la clase política. Saltan chispas. El PP a través de su voceroRafael Hernando, suelta una ristra de apelativos faltos de cariño al juez ,"pijo ácrata", "intolerable", "impresentable", "indecente" e "inaceptable".
Siguiente bofetada en la cara. En un acto, el ya Expresidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, Jose Manuel Castelao, suelta la siguiente expresión "las leyes son como las mujeres, están para violarlas". Un ejemplo de persona que se merece una enmienda a la totalidad. Yo me quedo pensando en cuantos "Castelaos" copan las instituciones sin que un descuido inoportuno haga que se les caigan las máscaras. Existen. Están. Tienen cargos. Yo, preocupación.
Qué mundo este en el que la política se ve como problema en lugar de solución. Eso dice la última encuesta del CIS. La clase política es el tercer problema para los españoles. Y mira que me gusta poco lo de clase política. Salen los escuderos de las siglas dominantes. Para el PP la culpa la tiene el PSOE, para el PSOE, todos los males vienen del PP. El "y tú más" parece el argumentario básico del ADN político. Ese es el nivel.
Cuando estás en el lado donde la vida te escuece, te duele ver como quienes nos representan muestran tanto desprecio hacia sus representados. Pero también te abre heridas el que la ciudadanía sienta que la política es un juego en el que son los mismos los que mueven fichas para caer siempre en la casilla que tiene premio.
DE ALGUNA manera siento que hay una generación bloqueo que ocupa puestos en partidos e instituciones y que conserva la capacidad de decisión sobre las políticas aunque cambie de asiento. No se trata de un "quítate tú para ponerme yo" ni del eterno debate de la experiencia versus la juventud. Hablo de marcos poco permeables a la regeneración de formas que ha contribuido al desapego de generaciones posteriores a hacer política en los modos tradicionales. Nos quedamos en los márgenes, tejiendo nuestro propio relato político. Nos orillamos porque nos huyen los lugares con derecho de admisión y esperando que algo de lo que hacemos desde el afuera manche algo de lo que hacen los que están en el adentro.
Quizás seamos la generación de los no lugares políticos. Pero necesito creer en la capacidad de hacer política desde los márgenes. Por eso quiero pensar que los escombros que le aparecen al mundo en sus arrugas, son como despojos del proceso de mudar la piel de una realidad que puede cambiar de cuerpo a jirones.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Amanece, que no es poco


Empecé esta semana que termina viendo por enésima vez la película de José Luis CuerdaAmanece, que no es poco. Obra maestra del humor absurdo, que con la excusa del surrealismo y la narración grotesca de la sociedad, caricaturiza nuestras debilidades.
Horas antes de la manifestación del 25-S, Rajoy va a reivindicar a la Asamblea de las Naciones Unidas, una silla para España en el Consejo de Seguridad. Como argumentario lleva la Alianza de Civilizaciones, ese chiste que le parecía malo cuando lo contaba Zapatero. Mientras, el New York Times sacude la imagen patria con su reportaje "España: entre la austeridad y el hambre". Rajoy, como quizá no entiende el inglés, intenta mirar para otro lado. Aquí estamos con la independencia de Cataluña en la punta de la lengua. Se debate con sorbos que queman. Y claro, lo que hacen las cosas calientes en la boca son llagas. Mariano se tensa con el España se rompe, la fractura social y por la imagen que se está dando del país en el exterior. Preparemos la artillería contra aquello que puede manchar la Marca España incluso más que aquellos chándals que llevaron nuestros olímpicos.
La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, comparó la convocatoria "Rodea el Congreso" con el golpe de estado del 81. Incluso declaró que había grupos cercanos al nazismo en el 25-S. No me dirán que su intención no puede ser otra que convertirse en la mayor agitadora de las manifestaciones.
Y luego llegó el 25-S. Fuimos, estuvimos y vimos. La policía intentando dejar la marca España en los cuerpos de aquellas personas que se sienten piezas del Monopoly en el que lo que se cerca son nuestros derechos. El riesgo de la prima no se va a solucionar poniendo la violencia en la porra. El descontento no se puede contener con represión porque cuando algo no cabe en un recipiente opresor, se acaba derramando por los márgenes. Salimos a la calle porque nos ahogamos. Derramamos ausencia de miedo. De ahí los golpes, intentos de contenernos dentro de los márgenes. La letra con sangre entra.
Se habla de intervención desproporcionada de las fuerzas de seguridad. Para la versión oficial se trató de una actuación ejemplar, en palabras del ministro de Interior Jorge Fernández Díaz, frente a un ataque a la democracia. El ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, añadía que "en una democracia hay que escuchar a la calle pero hay que obedecer a las urnas". Que obecezcamos, esa es la máxima. Pese a la violencia de convertir la democracia en una farsa. Las elecciones las gana el que invente un mejor programa-ficción.
"En resumen, hemos ganado los de siempre". Una de las frases de Amanece, que no es poco expresada por el recién reelegido alcalde. Probablemente es una de las sensaciones que tenemos muchas personas, que siempre ganan los de siempre. Pero también en esta ficción en la que tenemos que resistir a empujones, podemos ser ese maestro que se rebela ante la autoridad poniendo como examen el tema de las ingles. Y coger como eslogan otra frase del guión de Cuerda "yo podía haber sido una leyenda... o una epopeya si nos juntamos varios...". Seguimos.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Política gastada de tan poco usarla


Hay veces en las que sin poder evitarlo, algo de lo que has oído se te queda deambulando en la cabeza y no puedes otra cosa sino sucumbir a pensarlo. A mi me pasó con las declaraciones de Cospedal, esa ama de llaves de tres sueldos, cuando planteó que los diputados regionales no tuvieran que cobrar por su dedicación política. Subyacía en su propuesta la idea de que para lo que hacen, no es necesaria la remuneración. Un diputado puede ser fontanero a ratos, y dedicarse a la política en otros ratos. Y así es en muchos municipios pequeños donde la labor de alcalde no tiene remuneración. Pero también es cierto que la razón para que así sea es el interés general del pueblo, no una excusa con impronta ideológica.
Con su anuncio Cospedal desvela una creencia, que se tiene que dedicar a la política quien pueda, no quien tenga vocación de servicio público. No ataca Cospedal a los aparatos de los grandes partidos que colocan a sus militantes allende sea posible darles un cargo. Tampoco a los sueldazos de muchos asesores y puestos de confianza. Ataca a la democracia.
En un momento en que se está cuestionando la actividad política, su servilismo a los intereses financieros y en el que se pone en duda la representatividad de las instituciones, se anuncia como bálsamo que cure heridas la desligitimación de la política.
Criminalizar a la política es contribuir a que las empresas sean las que ganen las elecciones. La dictadura de los mercados ya se sitúa por encima de los gobiernos. Sin política, quien ganaría en las urnas sería directamente Botín. Y yo no quiero que me gobierne el Banco Santander. No tomar medidas para limitar el poder del mercado supone una dejación de las funciones de la política por cuanto lo que debe proteger no son cuentas de resultados sino los intereses de la ciudadanía.
POR SUPUESTO que en política hay activos tóxicos más preocupados por trepar a golpe de carné de partido que por servir al interés general. Pero también es verdad que la lucha contra eso es mejorar la política y la democracia. Conseguir mayor representatividad del sistema electoral, transparencia en la toma de decisiones, igualdad de oportunidades, redistribución equitativa de la riqueza, mecanismos de control, etc. Todas esas palabras de la cosa política que parece que se nos han gastado antes de usarlas.
Y luego una ve que la reunión del comité federal del PSOE es a puerta cerrada que no entran moscas. Y una escucha la entrevista realizada a Rajoy que es como oír la nada. Y ese algo que me deambulaba por el pensar se pone a darse cabezazos contra la pared arterial. Nos quieren provocar un aneurisma. Mejor que no pensemos en hacer. Que no vayamos a reunirnos con la consejera de Educación con nuestras camisetas verdes. Que no tiremos un tupper a Aguirre. Que no nos rebelemos contra el apartheid sanitario. Que no salgamos a las calles. Que no hagamos política. No quieren algarabías. Y a una le dan ganas de ponerse a montarlas como si fueran fichas de Lego. Una encima de otra. Así cuido yo de mi salud arterial.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Limpiar la mugre



A veces es bueno situarte justo enfrente de tus contradicciones, tirar de un lado y de otro y hacerte fuerte en lo que te construye. Te escuece la realidad pero no sabes si de tanto dolor, lo que has procurado es hacerte una costra y vivir debajo. En una ficción acogedora en la que puedes intervenir pero de la que no puedes salir. Como si las heridas comunes fueran tan grandes que nada se puede hacer porque no pasen. Pero la sociedad no puede morir desangrada, por más que la frase "otro mundo es posible" suene cada vez más a ingenuo eslogan de una marca de refrescos.
El otro día una conversación con amigos me llevó a las mismas dudas. Nos decíamos que hay que dibujar nuevos mapas de lo posible. Inventar la ficción que nos cobije, creer que puedes hacer por construir grietas a empujones y a partir de ellas que la realidad se empape de lo que has imaginado. Y te planteas que somos muchas las personas que estamos pensando en construir un sistema distinto aunque no sepamos cómo, o dónde ponernos o qué hacer para ser más efectivos. Parece que todos encontramos nuestro recoveco en el que poder construir de otra manera pero no acabamos de intuir cómo articular las energías para conseguir el desarme definitivo de un sistema que nos ahoga. Quizás no se puede pensar en la transformación del todo y sí en la suma solidaria de las partes. Mi temor es que ante las insistentes bofetadas a nuestros derechos cunda la frustración y haga callo la desesperanza, y ya no podamos pensar a navajazos sino a pellizcos. Que la precariedad nos incline al individualismo, a la preocupación por la subsistencia inmediata y nos olvidemos de soñar con algo más. El más mezquino éxito de la domesticación del poder es que lleguemos a pensar que nada de lo que podamos hacer consiga cambiar nada, porque en el momento en el que no imaginemos lo distinto, habremos matado la posibilidad de hacer de otro modo.
De repente llegó Cecilia y su restauración del Ecce Homo. Y te enseña que se puede pensar y agotar las palabras para hablar de la emoción y se puede dar un beso en la boca. Ella tenía una realidad fea, llena de humedad y a la que nadie le hacía caso. Se deja de imposturas, poses de falsa complejidad, dictámenes canónicos y hace. Y sacude un sistema que acostumbra a dejar morir las cosas con sólo matar las posibilidades de hacer y las ganas de que nos apropiemos de imaginarlo distinto. Imaginar es dar donde duele. Hacer, un alegato subversivo.
La acción de Cecilia me llevó a pensar en la ocurrida hace unos meses en el museo de Ostwall en Dorrmund donde una limpiadora destruyó con una bayeta la obra "Cuando los tejados comiencen a gotear" deKippenberger. Dicha obra estaba valorada en 800.000 euros. La limpiadora simplemente quería limpiar la mugre acumulada. Vila-Matas se refirió a este caso en un artículo en el que consideraba este hecho como un símbolo que "nos recuerda que para evitar las grandes estafas sólo es necesario que la buena gente se rebele". Gente dispuesta a imaginar y preparada para limpiar la mugre de un sistema que necesita ser restaurado.

domingo, 19 de agosto de 2012

Una lucha de clases


SOLIDARIDAD. Mis amigos y activistas culturales Cristina Riera yEnrique Salom me recordaron el libro de Marcuse El hombre unidimensional en el que se desgranan las falsas apariencias democráticas de las sociedades modernas, el totalitarismo del sistema capitalista y la explotación de las personas por las personas. Para Marcuse, es necesario "despertar y organizar la solidaridad en tanto que necesidad biológica para mantenerse unidos contra la brutalidad y la explotación humanas".
JUSTICIA SOCIALVicenç Navarro plantea que España tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15. Los técnicos de Hacienda, Gestha, estiman que con los recortes sociales y el aumento del IVA, se recaudará unos 20.000 millones de euros anuales. Cantidad que se podía haber conseguido con medidas que incidieran en las rentas más altas: un nuevo impuesto de riqueza y a las trasacciones financieras o un recimiento de un 5% adicional en el impuesto de sociedades para las empresas que sobrepasen el millón de euros al año de beneficio. Para la casta dominante en la cultura mediática y política estas alternativas se ven como radicales. Como dice el filósofo Jaime Miñana, el neoliberalismo utiliza discursos basados en el eufemismo, la cacofonía y la tautología.
DUALIZACIÓN SOCIAL Según Cáritas, en España, la distancia entre el 20% más rico de la población y el 20% más pobre pasó de un 5,3% en 2007 a un 6,9 en 2010. Una de las distancias más altas de la UE. También tenemos medalla en la tasa de pobreza (21,8%). El 80% de las grandes superficies tiran la comida antes de dársela a organizaciones sociales. Lo solucionamos con candados en los contenedores. Gente rebuscando entre la basura afea, y así no se consigue la confianza de los mercados. Mejor que los hambrientos se mueran de hambre.
SEGÚN UNICEF, 2.200.000 niños están desnutridos en España y 1.700.000 familias tienen a todos sus miembros en paro. El PP piensa que quitar los 400 euros a las personas que han agotado la prestación es la mejor manera para incentivar el empleo. Que no haya empleo que encontrar es lo de menos. El PSOE se autofelicita por hacer rectificar al PP cuando pudo blindar este derecho de protección y no lo hizo. Vergüenza.
LUCHA DE CLASES. El sistema de bienestar es un caramelo del capitalismo para que nos olvidáramos de la lucha de clases mientras se fagocita la desigualdad y se desprecian los mecanismos para mitigarla. El Gobierno alude a la ley de la selva cuando un acto simbólico de sustración de alimentos quiere hacer recordar que la pobreza de unos y los privilegios de otros mantienen vigente la lucha de clases. Objetar es ilegal, dicen los sátrapas. Con un sistema injusto, insolidario y socialmente dual, la desobediencia civil y la objeción de conciencia se convierten en necesarios instrumentos de supervivencia. De quitarnos tanto, nos están quitando hasta el miedo. Juegan con personas a las que les está quedando cada vez menos que perder. Eso puede ser lo peligroso. Yo formo parte de esa clase. Me llamo Iguázel. Ni siquiera soy aforada. Y tengo poco que perder.

sábado, 4 de agosto de 2012

Nos están tocando los ovarios

(Artículo publicado en la sección de opinión de El periódico de Aragón el sábado 4 de agosto de 2012)



Hemos llegado a un momento en que las cortinas de humo que desvíen la atención, son casi más perversas que aquello que tratan de tapar.

Hace unos meses, Alberto Ruiz-Gallardón denunció que las mujeres sufríamos una especie de “violencia de género estructural por el mero hecho del embarazo”. El Ministro de Justicia esgrimía que “el legislador no debe ser indiferente a la situación de muchas mujeres que ven violentado su derecho a ser madres por la presión que ejercen a su alrededor determinadas estructuras”.

Hay que tener mucho estómago para hablar de violencia estructural mientras su gobierno desmantelaba la Ley de dependencia, un intento de favorecer la conciliación familiar y laboral, recortaba en sanidad, educación y servicios sociales o aprobaba una Reforma Laboral que avalaba que el que la baja maternal pueda ser considerada absentismo laboral y por tanto, motivo de despido objetivo.

Con tanto recorte, risas de Montoro, Rajoy y sus líos europeos y sus cosas, el que le jodan de la Fabra y demás, Gallardón se había tenido que retirar a un segundo plano mediático. Eso tenía que remediarlo y lo hizo por la puerta grande. Anunció cambios en la Ley del aborto. Plantea suprimir la irrupción voluntaria del embarazo contemplada en la Ley de 2010 para ir a una incluso más restrictiva que la de 1985, eliminando los supuestos de violación y malformación del feto y dejando exclusivamente el daño psíquico para la madre como única causa para interrumpir el embarazo. Eso sí, siempre y cuando ese daño sea reconocido por un especialista médico, no nos vayamos a creer que las mujeres somos capaces de decidir por nosotras mismas lo que nos daña y lo que no.

Gallardón alude a cuestiones éticas para justificar su intención de reforma de la Ley del aborto. Como si él fuera dueño de la ética, y por esa razón puede imponer al resto de la ciudadanía sus propias consideraciones morales mediante una ley. La maternidad es una opción, no una imposición legal. Debe surgir de una decisión libre y consciente. Es un derecho ser madre, y es un derecho no serlo. La verdadera violencia estructural reside en anteponer una creencia personal al incuestionable derecho de la mujer de decidir sobre su propia vida. Violencia estructural es penalizar el aborto y convertir a la mujer en sospechosa habitual. Supongo que bajo su visión, la toma de pastillas anticonceptivas nos convierte en asesinas en potencia.
¿Que tiene contra las mujeres, señor Gallardón? ¿con qué nos sorprenderá la próxima vez que necesite un hueco en la agenda mediática? ¿Prohibirá el divorcio? ¿impedirá por decreto ley que las mujeres trabajemos fuera de casa? ¿necesitaremos al padre o marido para abrir una cuenta o firmar un contrato? ¿instaurará la postura del misionero como la única posible en este nacionalcatolicismo?
No necesitamos tutores, señor Gallardón. Si lo que usted quiere es defender el derecho a la vida, preocúpese de garantizar a la ciudadanía el derecho constitucional a una vida digna. Ocúpese de la justicia, que falta nos hace, y no nos toque los ovarios.


domingo, 22 de julio de 2012

Los hooligans del aplauso


Ya siento no contarles nada nuevo, pero hay veces que la realidad se te clava tanto en el estómago, que no puedes seguir viviendo sin vomitar. Ya se ha dicho mucho sobre la sesión de hace unos días en el Congreso en la que Rajoy anunció las medidas que iba a tomar su Gobierno para reducir el déficit público 65.000 millones de euros. Esa sesión del aplauso que duele. El escarnio de unos vítores contra la ciudadanía. Una torpe falta de pudor de unos falsarios demócratas sin ética.
Mientras, se hacía público que los consejeros de las grandes compañías del Ibex ganaron un 5% más en 2011, con una media de 7,5 millones según informa la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Telefónica renueva a Urdangarín por un millón y medio de euros, lo que supone 180 veces el salario mínimo. Si finalmente es condenado en sentencia firme, la empresa puede rescindir su contrato previo pago de una indemnización de 4,5 millones de euros. Hablando de indemnizaciones, Bankia estudia pagar a Rato 1,2 millones tras su marcha de la entidad en la que tenía un sueldo de 2,4 millones en 2011. Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, se llevó 2,8 millones de indemnización. Quería repartirse, junto a otros directivos, 25 millones más por un Plan de Bonus. ParaAurelio Izquierdo, exdirectivo de Bancaja, serían 13,9 millones de euros. Una matriz de Bankia, el Banco Financiero y de Ahorros, deberá pagar a Matías Amat, antiguo directivo de Caja Madrid, más de 6 millones.Jose Luis Pego se fue de Novacaixagalicia, tras 9 meses de ser su director general, con 18,5 millones de euros. Casi como Jose Luis Méndez, ex director general de Caixa Galicia que se retiró con 16,5 millones. Los directivos de Caixa Penedès se llevaron en total 20 millones de euros. Jose María Loza dejó la Caixa Catalunya en 2008 con 10 millones de euros entre indemnización y fondo de pensiones. Domingo Parraasegura que no ha cobrado la indemnización de 7, 1 millones que pactó con el Banco de Valencia. María Dolores Amorós, en diez meses al frente de la CAM, se fijó un sueldo de 600.000 euros y una pensión vitalicia de 370.000 euros anuales. Llegó a reclamar 10 millones por su despido improcedente cuando el Banco de España intervino a la caja. Su antecesor en el cargo, Roberto López Abad, se llevó 5,8 millones.
Vistas estas cifras, no resulta difícil pensar que puede haber otras fórmulas de aplicar hachazos. Siempre hay elección. Si un gobierno puede gobernar legítimamente sin dar respuesta a su programa electoral, puede legislar para limitar por ley la usura. Y que se dejen de la monserga del esfuerzo, sacrificio y solidaridad. No cuela.
Si desde los púlpitos no se nos oye a los que nos encontramos debajo, es porque el corte de mangas es más silencioso que el aplauso. Ustedes han decidido ser hooligans ruidosos, quizá nosotros artificieros mudos. Hasta que explotemos. Con estos hooligans que nos gobiernan, ser antisistema me parece un necesario ejercicio de civismo. Perdonen este artículo tan de tripas, cuando la cosa se pone fea, hasta a la poesía le salen frases grumosas.

viernes, 13 de julio de 2012

Entrevista en El periódico de Aragón


Entrevista realizada por JOAQUÍN CARBONELL en la sección Palabra de Honor el 13 de julio de 2012. Ver enlace:

Iguázel Elhombre: "El verdadero Ministerio de Cultura es la televisión"

--Cantaba Pi de la Serra en 1970 que no se puede hacer cultura con el estómago vacío.
--Y decía Lorca que si una vez estoy encerrado no me traigan solo pan, traíganme medio pan y un libro...
--Le he hecho viajar a 1970 con Pi de la Serra. No sé si estamos como entonces.
--Yo creo que estamos peor...
--No me asuste...
--Sí, sí. Bueno, a ver cómo salgo: entonces estaba todo por hacer, pero con un dinamismo cultural en los barrios envidiable; ahora, asistimos al desmantelamiento no solo de la cultura sino de un modelo social.
--¿Y Aragón es diferente?
--Estamos peor... Bueno, igual de mal. En Aragón se ha reducido el presupuesto un 50% en el último año. Y los próximos años se van a reducir empleo cultural, directo y no directo, 6.900 puestos de trabajo. Con la subida del IVA ya va a ser definitivo para sectores como el del libro, el teatro, el cine...
--Sobrevolemos: ¿qué modelo cultural proponen?
--No se puede hablar de un modelo cultural sin hablar de un modelo de sociedad. La cultura no vive aislada, es un todo. Claro que hay reivindicaciones propias del sector, pero nosotros defendemos otro modelo de sociedad.
--¿Habría algún país ejemplar?
--Bután.
--¿Cómo?
--(risas) Bután es un país asiático cuyo indicador de riqueza se mide no por el PIB sino por la felicidad. y tienen cuatro medidores: la gobernanza, el desarrollo sostenible, la protección al medio ambiente y la cultura.
--¿Y a qué esperan para bombardearlo? Menudo ejemplo para el mundo...
--A que salga en las portadas de los periódicos y abra los telediarios. De lo que no se informa no existe. Para eso sirve la cultura, para pensar en una sociedad mejor.
--En serio: con estas medidas del gobierno puede ser catastrófico.
--Juan Marsé decía que el verdadero Ministerio de Cultura es la televisión. La primera perversidad ha sido definir a la gente como consumidores culturales, no como protagonistas de su cultura.
--Ya...
--Lo peor de todo ha sido revestir la cultura como un producto de mercado, no como una necesidad humana. Y con esa mentalidad solo consumiremos best sellers, OT, cine de las grandes productoras americanas... No se incentivará el espíritu crítico porque es peligroso.
--¿Hay alguna Esperanza?
--Aparte de Aguirre, sumar fuerzas y construir juntos.

martes, 10 de julio de 2012

Todo muy bonito y muy hermoso


Artículo aparecido en El Periódico de Aragón el 7 de julio de 2012
"Somos ante todo y sobre todos seres humanos. Cada uno pensamos de una forma o de otra. Todos tenemos nuestros problemas. Unos tienen unos. Otros, otros. Pero bueno, como seres humanos, pues los sentimientos, las alegrías... ehh... Todo lo que sale del alma y del corazón, pues es muy bonito y muy hermoso". Estas profundas declaraciones están realizadas porMariano Rajoy entrevistado después de la final de la Eurocopa. Sorprende que de las cuatro entrevistas realizadas por Rajoy desde que es presidente del Gobierno, dos las realizara el pasado domingo para hablar de fútbol. Sorprende que los medios de comunicación que casi se han levantado en armas por el abuso que ha hecho el Partido Popular de las ruedas de prensa sin preguntas caigan en el absurdo de pelear para ver quién consigue las declaraciones del presidente hablando no de política, no de recortes, no del rescate sino de fútbol.
PERO ES EL FÚTBOL, claro. Ese opiáceo que nos mantiene entretenidos mientras las cosas pasan. La recesión se agrava y se prevén nuevas medidas de ajuste, subirá el IVA (¿os acordáis cuando los populares rechazaban esta medida?), el ministro Wert sigue con su reforma educativa y el medicamentazo ya se siente en los bolsillos. Valencia se quema en el peor incendio de España en dos décadas pero hablar de los recortes en prevención y extinción de incendios es ser un antipatriota. El grito unívoco de estos días tenía que ser ¡Yo soy español! (tampoco está bien visto decirlo en femenino, que no hay que ser una "radical" del lenguaje).
Los medios no nos dicen cómo pensar sobre un tema pero de alguna manera enmarcan sobre lo que debemos pensar. Es la teoría del establecimiento de agenda (agenda setting), las personas tendemos a darle más importancia a los temas que los medios de comunicación destacan. Estos días, por ejemplo, el espacio informativo en prensa, radio y televisión, ha estado copado por el fútbol. Alineaciones, resultados, entrevistas a unos y otros implicados y también menuceles: que si las novias, que si los hijos, que si los aficionados, que si los menús para ver el partido... Todo lo relativo al gran tema se merecía un espacio en los medios. La audiencia manda. Pero los medios no pueden eludir la responsabilidad de alimentar esa audiencia priorizando y otorgando relevancia a unos temas sobre otros, que incluso llegan a quedarse sin espacio.
Que el fútbol sea un tema que interese, a unos por tener su dosis de entretenimiento, a otros por alcanzar cuotas de impacto, es comprensible. No lo es tanto que los medios de comunicación sucumban a una alianza con el poder eclipsando temas en pro de ganar la batalla por ver quién dedica más espacio al enaltecimiento patrio. Si los medios caen en la tentación de cuestionarse sus formas de informar o de poner posibles razones a su posible descrédito, revisen sus huecos informativos, pasen y vean.
Decía Ryszard Kapuscinski que "Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante". Pero para qué queremos la verdad si todo es muy bonito y muy hermoso...

lunes, 25 de junio de 2012

El radicalismo de querer poner freno al miedo


Realizar una auditoría sobre la deuda pública, renegociar su devolución y suspender los pagos hasta que vuelva el crecimiento y el empleo. Subir el impuesto de la renta al 75% para los ingresos por encima del medio millón de euros. Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional. Adoptar un impuesto a las transacciones financieras y para los productos de lujo. Prohibir los derivados financieros especulativos. Abolir los privilegios fiscales de los que disfruta la iglesia y los parlamentarios. Combatir el secreto bancario y la evasión de capitales al extranjero. Rebajar drásticamente el gasto militar. Subir el salario mínimo. Utilizar los edificios del Gobierno, la banca y la iglesia para alojar a las personas sin hogar. Subir las prestaciones de desempleo. Aumentar la protección social para las familias sin ingresos. Rebajas fiscales para los productos de primera necesidad. Nacionalización de los bancos y de las antiguas empresas públicas. Igualdad salarial para hombres y mujeres. Recuperar los convenios colectivos. Reformar la constitución para garantizar la separación iglesia-Estado y la protección del derecho a la educación, la salud y la protección del medio ambiente. Someter a referéndum vinculante los tratados europeos y otros acuerdos de importancia. Prohibir la presencia de policías encubiertos o con armas de fuego en las manifestaciones y mítines. Permitir que los inmigrantes, incluso los indocumentados, tengan acceso pleno a la sanidad y la educación. Aumentar los fondos para la sanidad pública hasta los niveles del resto de la UE (la media europea es del 6% del PIB y Grecia gasta el 3%). Eliminar el copago en los servicios sanitarios. Eliminar toda participación privada en el sistema público de salud.
Estos son algunos de los puntos que llevaba en el programa electoral de las pasadas elecciones griegas, la coalición Syriza, denominada como radical de extrema izquierda. En Grecia no ha ganado la democracia, ha vencido el miedo. Una mentira repetida miles de veces se convierte en verdad. Así, Syriza era el mal que conduciría a la salida del euro y por tanto, al abismo. Ganó el miedo, ganó Nueva Democracia, incluso con su manipulación de la cifra de deuda con la ayuda de Goldman Sachs. A la troika le dan igual las trampas mientras se siga jugando con sus cartas. A Europa lo que más le preocupa es tener una Europa más preocupada por las personas que por los mercados. Decía Michel Foucault en su libro Vigilar y Castigar: "El ejemplo se buscaba no sólo suscitando la conciencia de que la menor infracción corría el peligro de ser castigada, sino provocando un efecto de terror por el espectáculo del poder cayendo sobre el culpable". Dosis de miedo para que nada cambie. Tranquilidad. Rajoy acude a ver el partido de la Eurocopa porque ya está todo solucionado, tenemos un rescate, perdón, línea de crédito. Podemos estar felices. Pensar de otra manera es ser un radical. ¿Qué pasará el día que no gane el miedo?